Entradas populares

lunes, 21 de noviembre de 2016

El invierno se siente por dentro...

Y ni hace falta que sea invierno, cuando las heridas, los defectos y los problemas nacen en el interior, llega el invierno, te entran ganas de gritar y vives en vilo, duele tanto que incluso mueres por dejarlo...

Que desde luego mi autoestima no me dejaría ser ni mi primer ni mi ultimo fan, porque mandaría a la mierda mi presente y mi pasado, cuando todo ahí fuera va mal todo se pone en contra, pero siempre necesitas una voz para tu historia, que te diga que está bien cuando lo consigas.

Se que ahora estoy cansada, y que todo me puede y me vence a cada momento, que lo mejor es esconderse de la luz pero hay que salir fuera, para luchar.




Entrar y pisar mis cristales.

Preguntaros quiénes sois.
Haceros la pregunta y a su vez responderos mientras el reloj no para aunque dejéis de darle cuerda.
Mientras el tiempo pasa y no para, que no para ni para ti ni para mi ni para nadie.
Que todos sabemos que como nosotros no hay dos, que hay principios que no los compra ni el dinero y que a veces vendemos las lagrimas que lloramos.
Otras veces no tenemos el valor de afrontar las cosas y nos vamos, y lo dejamos todo tirado.
Que no sabemos engañar claro, pero siempre hacemos un apaño, sin duda yo no soy como vosotros.
Ni tus lagrimas ni tus palabras me conseguirán amansar, porque yo ya dije que el pasado pesa, y muy pronto gritaréis hija de puta que razón llevabas, que como hicieron contigo, ahora nosotros aprenderemos la lección.

Que no olvidéis que cualquiera puede ser nadie pero nadie puede ser tú.



El mundo me pone enferma.

Siempre que escribo es porque siento algo, porque a veces me tomo en serio cuando hablo.
La vida me duele, no sólo a veces , más que muy de vez en cuando.
Porque como granos de arena, todos caemos, finalmente la vida es eso, caer y levantarse, una y otra vez.
Salvarme del infierno, descalzaros que os invito a entrar, a zarpar por todos y cada uno de mis males, atentos, cuando partáis ya no os quedará nada, como yo que cruce tu puto océano a nado y ni até cabos, y ahora no puedo ni soltar el aire.

Ya os dije, que después de entrar ya no os quedaría nada, que una vez pisado ni por Odín ni por Hades serías capaces de volver atrás.

Desorientada.

Así me encuentro.

Sin ni siquiera saber que es lo que exactamente mi propio yo quiere.

Ni siquiera se barajar mis cartas, está ahí, en la mesa, pero que hago... ¿Qué hago para que todo esto vuelva a funcionar?

¿Dónde se supone que se guarda el as? ¿Bajo la manga? ¿Por qué esconderlo? ¿Por qué es necesario esconder una buena jugada?

Quizás sea más fácil afrontar la partida e igualar las posibilidades, si no... siempre gana el mismo, ¿ no creéis?

Bienvennutti

Pasar que os invito, sentaros como podáis, no existe otra manera.

Lo que nos ata, lo que nos une, todo lo que nos hace no parar.
Me lo pediste y te lo entregué templado.
Sigo aquí callada, mientras veo como llueve y para mi llueve sobre mojado.
Sabía que todo esto iba a salirme caro, calló y reventó frente mi.

¿Qué más se le puede pedir a un día lluvioso? ¿Qué más? Tristeza y soledad, porque para mi el mundo no tiene nada guardado.


Nadie imagina que seas capaz de nada.

¿Te imaginas que tu sueño se convierte en real?

Nadie imagina que seas capaz de absolutamente nada, todo lo que piensas está en tu mente, pero jamás conseguirás trasvasarlo a la realidad. Que las personas como tú, que solo imaginan y sueñan no tienen hueco en esta sociedad, te sientes diferente, te tratan raro. En tu alma llueve a cantaros mientras que en la de otros sale todos los días el sol.

Siempre dispuesta a la apuesta, pero todos sienten que te detestan.
¿Sabéis lo que cuesta contestar un no?
Lo que cuesta decir adiós a ese amor, a ti mismo a todas tus amistades.
Que mientras otros se identifican con su libreta tu siquiera eres un veleta.
Que sus sueños se hacen realidad pero que en tu almohada sólo hay lagrimas.
Que te digan que pierdes el tiempo, que no te pagaran las facturas y que las lluvias llegan y las pasaras putas.
Que todas las cerraduras se cierran ahora para no volver a abrirse NUNCA.

Tu estado anímico va en cada paso que das, en cada palo que recibes y en cada una de las piedras con las que tropiezas.
Que tus páginas no están repletas de personas cálidas y que después de todo estás solo, pero no tan solo con tu "yo".



domingo, 2 de octubre de 2016

Cambios (?)

He llegado a la conclusión de que realmente no soy todo lo que debería de ser, hay momentos en los que sobrepaso mi límite y actúo sin precisión.  

Cuando tienes algo frágil entre tus manos lo agarras con cautela para que así de ningún modo acabe fracturándose ni deteriorándose pero... nadie entiende que es lo que puede pasar cuando todo tu alrededor está corrompido, cuando en tu cabeza no existe nada brillante, nada iluminado que te haga sentir paz y calma, ese equilibrio perfecto que te hace estar al 100%. 




Tengas lo que tengas en tus manos acabará corrompiéndose al igual que tú en esos momentos, da igual lo que pase o que sea que es tan difícil mantenerlo a salvo que puedes llegar a ponerlo en peligro.

Eso es exactamente lo que pasa con el trato hacia las personas, cuando tu mente y tú entera estás en modo caos no hay manera de poner a salvo los sentimientos por los demás. Cuando necesitas explotar y estar únicamente sola es cuando más cuesta aceptar la ayuda de los demás, aunque quizá... quizá sea cuando más la necesites.


Lo único que me hace sentir bien ahora mismo es pedir perdón, en especial a ti... Por obligarte a vivir mi caos y hacerte sentir todo lo malo que yo puedo llegar a sentir.
Disculparme porque tu estás ahí cuando me desvanezco, en cada momento bueno o malo y yo te obligo, te obligo a que pagues con creces mi maldito caos.

Solo te pido que entiendas poco a poco como puedo llegar a sentirme, que todo se desvanece y lo único importante que tengo también se me va...
No quiero desordenar tus papeles con mis papeles, no quiero poner mis novelas de drama encima de tus cuentos fantásticos y alegres. 
No quiero que nada de lo malo que me pueda llegar a pasar mi, tenga que ver contigo, por lo tanto no quiero que jamás me veas mal...

Sobre-proteger lo que tienes a veces sale mal, y lo tengo ya más que aprendido.
Se que me quieres, se que te quiero, y con eso... me basta. 

Para siempre.